Pasado y futuro de los grupos radicales a la luz de la realidad geopolítica

Опубликовано: 25.02.2015

La aparición de la organización “Estado Islámico de Irak y Levante” (EIIL-EI), que ha tomado el control parte del territorio de Siria e Irak, evidentemente, marca una nueva etapa en la historia de los grupos extremistas que operan en Medio Oriente.

16

***

Los orígenes de los grupos extremistas similares al EIIL, se remonta a los años 80 del siglo anterior, cuando el gobierno de Estados Unidos pactó un acuerdo tácito con los “muyahidines afganos”, prometiéndoles pleno apoyo en su lucha contra la Unión Soviética. Esto, por supuesto, no quiere decir que “los afganos se vendieron a los estadounidenses.” Obviamente, el pueblo de Afganistán, los voluntarios y mercenarios de diferentes regiones que llegaron allí tenían sus propios objetivos. Sencillamente, Washington aprovechó esa coincidencia de intereses para sus propios fines, ya que a dimensiones geopolíticas, los afganos difícilmente pudieron ser una amenaza para EE.UU.

Después de la guerra, el “movimiento de los muyahidines” quedó, por decirlo de algún modo, sin trabajo, especialmente los extranjeros, muchos de los cuales, de hecho, fueron considerados parias en sus propios países. Paradójicamente, los mismos países que dedicaron tantos esfuerzos para entrenar a sus agentes, posteriormente se dedicaron a su persecución. (Cabe señalar que esto mismo se repite ahora con los rebeldes que luchan en Siria).

Como es sabido, después de la retirada de las tropas soviéticas de Afganistán en 1989, al poder llegaron las fuerzas, que en un tiempo, fueron la columna vertebral de la lucha contra la URSS. Como resultado, en 1996, el poder en Afganistán quedó en manos del movimiento “Talibán”. La ideología que profesan los talibanes, es muy próxima a la doctrina oficial de Arabia Saudita. Y esto no es casual, ya que el núcleo de los talibanes estaba integrado por estudiantes refugiados educados en las escuelas religiosas en el vecino Pakistán. Estas escuelas fueron creadas según el sistema saudita y propagaba las ideas difundidas en su momento por Ibn Abdel-Wahhab. Este fue un hombre severo, rígido e inflexible, y a veces, en su predicación tuvo planteamientos excesivamente radicales, tales como: ocultar el rostro a las mujeres (algo que no es necesario); castigos muy severos incluso por delitos menores, etcétera.

Esta doctrina, por supuesto, no puede ser llamada extremista, pero los partidarios de estas corrientes ideológicas a menudo aspiran a su “exclusividad y justeza”. Y esto, a su vez, crea las condiciones previas para su radicalización, que puede conducir a actitudes intransigentes hacia aquellos que prefieren los puntos de vista “incorrectos”, y pueden ser acusados de “incrédulos y apóstatas.” Por supuesto, es conveniente comprender que todos no deben ser iguales, realmente, hay quienes rechazan cualquier ofrecimiento al dialogo, al considerar que solo ellos tiene la razón. Mientras que otros, pueden estar dispuestos a llegar a un compromiso, y reconsierar sus puntos de vista.

***

El 11 de septiembre de 2001 en la ciudad de Nueva York tuvo lugar el ataque a las mundialmente famosas torres gemelas, y de forma casi inmediata, fue acusado el nuevo enemigo terrible del mundo civilizado – el omnipresente “Al-Qaeda”. En este contexto, los estadounidenses invadieron Afganistán … los talibanes, que antes fueron tan necesarios y contaron con el fuerte respaldo del mundo occidental, ahora para ellos se convirtieron en una carga inútil. Muchos de los combatientes de esta organización se trasladaron a otras regiones, y después de la caída de Saddam en 2003, se radicaron en Irak, donde como resultado del vacío de poder surgieron las condiciones ideales para la creación de nuevos grupos. Uno de ellos fue la organización que posteriormente se convirtió en el EIIL. Aunque en un comienzo, esta agrupación se consideró una rama regional de “Al-Qaeda” dirigida por Musab az-Zarqawi.

Después de los acontecimientos de 2011, muchos combatientes llegaron a Siria, y se convirtieron en una de las principales fuerzas de oposición a las autoridades sirias. En el territorio sirio los rebeldes del EIIL lograron avances consierables. Y transcurrido cierto tiempo, la organización llegó a ser tan ambiciosa… que llegó a enfrentarse contra antiguos aliados entre la oposición siria. Por otra parte, el EIIL declaró la guerra y sus antiguos compañeros de “Al-Qaeda”. Es decir, de hecho, los combatientes del EIIL comenzaron a luchar en dos, e incluso en tres frentes.

Por lo tanto, el éxito de EIIL al mismo tiempo se convirtió en un golpe estratégico formidable contra “Al-Qaeda”, que actualmente se ve obligada a revisar la teoría de sus fundadores. Principalmente, sus llamamientos se dirigen a la lucha armada contra los “judíos y cruzados”. Aunque, si analizamos las estadísticas de las acciones de esta organización, se hace evidente que en realidad, los afectados son principalmente los propios musulmanes.

No obstante, en las actividades de las agrupaciones aparecidas posteriormente a “Al Qaeda” son notables nuevas características. Por ejemplo, comenzó a desvanecerse la afirmación de que EE.UU es el principal objetivo, y el enemigo número uno de la comunidad musulmana. Tal vez ahora, después de los ataques aéreos de Washington en Irak se produzcan cambios, pero los hechos son los hechos. Las cosas llegaron al extremo de que algunas agrupaciones han pedido ayuda directa a EE.UU, como ocurrió en Siria. Probablemente, estos virajes se deban al hecho de que las preferencias ideológicas de estos grupos se centran cada vez más en las contradicciones entre los musualmanes. Por lo tanto, la lucha contra los chiítas, por ejemplo, pasa a un primer plano, incluso por encima de la lucha contra EE.UU e Israel.

***

El pasado 10 de junio de 2014, militantes del EIIL ocuparon la ciudad iraquí de Mosul, sin que el ejército regular iraquí opusiera resistencia. ¿Como sucedió que esta organización lograra este resultado en Irak? La respuesta a esta pregunta no es tan sencilla e inequívoca. Así, una de las razones del avance del EIIL fueron los acuerdos firmados con algunas tribus sunitas y también con algunos miembros del antiguo partido gobernante “Baas”. Estos últimos, por su parte, son militares profesionales con amplia experiencia en la realización y organización de operativos de guerra. Por ejemplo, entre los que se unieron al EIIL figura el ex general del ejército iraquí Azhar al-Obeidi. Otro líder “baazista” se considera el antiguo aliado de Saddam, el ex ministro del Interior de Irak, Izzat al-Duri.

Cabe señalar que tanto los “miembros del partido Baas”, como los ancianos de las tribus firmaron acuerdos con el EIIL en represalia al ex primer ministro iraquí, Nouri al-Maliki, por su miope política en el plano confesional que desempeño un papel importante en la expansión del EIIL en Irak.

No pueden pasar desapercibidos otros hechos, como las declaraciones de funcionarios oficiales kurdos de que Washington y Londres estaban muy bien enterados del inminente ataque que preparaban los rebeldes en el norte de Irak. Y el hecho de que no hicieron nada para evitarlo, demuestra claramente que algunas potencias occidentales tienen ciertos planes a largo plazo en Medio Oriente.

***

En este sentido, es muy importante la pregunta: ¿Cómo se financió y se preparó el EIIL? No es un secreto el hecho de que inicialmente la financiación estuvo a cargo principalmente de los países del Golfo. Pero ahora, tras tomar el control sobre ricos campos petroleros, este grupo extremista cuenta con una considerable autonomía financiera.

En cuanto a la preparación militar, según algunas estimaciones, el entrenamiento de los militantes pudo llevarse a cabo en campamentos militares en Jordania. Y lo más probable, como ocurrió en el siglo pasado, todo esto bajo el control de fuerzas que cuentan con realizar sus planes con ayuda de los guerrilleros. Pero si EE.UU puede no preocuparse mucho por la estabilidad de su poder, otros países que ayudaron a la aparición de este nuevo monstruo, pueden pagar muy caro su falta de criterio.

***

Tras la ofensiva del EIIL en Irak y Siria, muchos se pueden preguntar – ¿Cuál puede ser el futuro de esta región, tan importante desde todo punto de vista? EE.UU que ante lo que estaba sucediendo en Irak hizo la vista gorda, “de repente” activizó la lucha contra los extremistas. Lo interesante del caso es que ese “de repente”, comenzó cuando los guerrilleros del EIIL emprendieron una ofensiva contra la ciudad de Arbil, capital del Kurdistán iraquí, donde están concentrdas las sedes de muchas empresas transnacionales petroleras y de gas. Otro hecho notable es que los estadounidenses comenzaron con cautela vuelos de reconocimiento sobre el terriotorio sirio bajo control del EIIL.

Otro acontecimiento significativo, que demuestra la seriedad de intenciones de algunos países en la lucha contra los extremistas, fue la visita del viceministro de Asuntos Exteriores de de Irán a Arabia Saudita, para entrevistarse con el ministro de Relaciones Exteriores saudí. El EIIL, que amenaza la seguridad nacional de estos países, obligó a estos “amigos acérrimos” sentarse a la mesa de negociaciones para elaborar una “estrategia común en la lucha contra el extremismo y el terrorismo.”

***

Es posible que la actividad del EIIL, ya alcanzó a su punto máximo, y en el futuro sus actividades disminuirán. De hecho, como ya se ha mencionado, el grupo que opera en Siria no sólo lucha contra el Damasco oficial, sino que también se enfrenta a otras fuerzas de la oposición, incluyendo incluso la agrupación “Dzhabhat en Nusra”, que es la rama oficial de “Al-Qaeda” en Siria. Después de la llegada al poder del nuevo primer ministro la situación en Irak se ha estabilizado gradualmente.

Es más que evidente, que con su ideología de violencia, coacción, ejecuciones masivas, limpieza étnica, intimidación, persecuciones y destrucción de los templos, los extremistas no tendrán futuro en una región que durante siglos, vivió una interacción interreligiosa e interétnica estable. Sin embargo, esta fuerza destructiva puede continuar la desestabilización de los países del Medio Oriente, cumpliendo así los planes de aquellos que intentan crear en la región focos de inestabilidad, caos, y anarquía.

En este sentido, es vital que los países de la región dejen a un lado todas sus rencillas, ignoren las instrucciones provenientes del otro lado del océano, y se unan para combatir a sus enemigos comunes. Como demuestran los ejemplos, existen bases para esa unión y su consolidación es más que real. De lo contrario, la región corre el riesgo de convertirse en el escenario de batallas permanentes y sangrientas, donde es imposible que alguien salga vencedor.

Ali Aliyev, experto del portal

Muslim Politic

Comments are closed.