Los vínculos invisibles del conflicto de Nagorno-Karabaj y los “documentos de Panama”

Опубликовано: 12.04.2016

2

Los combates que estallaron en la región de Nagorno-Karabaj, la noche del pasado 2 de abril de 2016, es parte de la estrategia del “caos controlado”. Esta opinión ha sido expresada por muchos expertos y analistas especializados en procesos geopolíticos. Según esos expertos, uno de los objetivos de esa estrategia es la Federación de Rusia.

***

Lo que ocurre es que Rusia – es uno de los países garantes de la solución pacífica del conflicto de Nagorno-Karabaj, y debe defender Armenia como miembro de la Organizatión del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC). Además hay que tener en cuenta los vínculos de amistad que recientemente comenzó a establecer Moscú con Azerbaiyán, y las hostilidades entre dos países vecinos (Armenia y Azerbaiyán) plantean un grave problema para Rusia. En consecuencia, Rusia además de las crisis en Ucrania y Siria, afronta un tercer “punto caliente”. Al mismo tiempo, no debemos olvidar otras regiones con conflictos como Transnistria, Osetia del Sur y Abjasia. La posible reanudación de conflictos en estos “puntos calientes” puede crear un cinturón de tensión directamente en las fronteras de Rusia.

La tregua de Siria, también, está muy lejos de ser perfecta. Y aunque después de la liberación de Palmira las tropas gubernamentales continuaron desplazando a los extremistas de la parte central del país, en el norte, en la región de Alepo, en las posiciones del ejército sirio la “oposición moderada” también comenzó su propia ofensiva. A juzgar por las informaciones de activistas mediáticos y la oposición, en la campaña para controlar la carretera Damasco-Alepo, militantes de la agrupación “Dzhabhat en-Nusra”, no incluida en la tregua, no son los únicos que combaten. Además de esta filial de “Al-Qaeda”, en los enfrentamientos también participan la agrupación “Ahrar al-Sham” y la “Brigada 13”. Representantes de la primera organización participan en las negociaciones en Ginebra, y la segunda agrupación recibe armamento directamente de Estados Unidos. En consecuencia, ahora, es muy probable que el avance de la “oposición moderada” supondrá ciertos ajustes a la exitosa ofensiva emprendida previamente por Damasco contra el EIIL.

***

No puede pasar por alto el hecho de que de toda la cadena de ataques informativos lanzados últimamente contra el Kremlin y el deterioro de la situación en los “puntos calientes”, la Casa Blanca, figure como si estuviera al margen. Pero es precisamente Washington quien más se beneficia de la aparición de un cinturón de tensión en la frontera rusa y en el interior del país. Es evidente que a EE.UU. no le conviene el más mínimo fortalecimiento de Rusia, mientras que mantener en tensión a su adversario estratégico – es abiertamente ventajoso.

Es muy Interesante el hecho de que entre los implicados citados en los “documentos panameños” figuren personalidades como el rey de Arabia Saudita, y los presidentes de Ucrania y Azerbaiyán. En los últimos años, todos estos países no han sido muy solidarios en cuestiones de importancia estratégica para Washington. Y estos países están vinculados con los tres “puntos calientes”: Siria, la región de Donbas y Nagorno-Karabaj.

En este sentido, cabe destacar que en el momento de la publicación del escándalo de corrupción, los líderes de Arabia Saudita, Ucrania y Azerbaiyán se encontraban en los EE.UU. Y no es complicado hacer las conclusiones del caso.

En cuanto al presidente de Azerbaiyán, éste quedó “encerrado entre las cuerdas”: porque además de los cargos de evasión de impuestos, también afrontó el empeoramiento del conflicto de Karabaj. Esta circunstancia merece una atención especial, ya que el inicio de las operaciones bélicas comenzó cuando el presidente estaba ausente, por regla general, esto significa que en el país existen fuerzas que actúan por cuenta propia.

A propósito, ese tipo de “fuerzas” existen y no solo en Bakú, porque no hace mucho tiempo algo parecido hicieron los militares estadounidenses: a mediados de febrero, la Casa Blanca anunció que no tenía planes de emprender ataques aéreos contra las posiciones del EIIL en Libia, pero días más tarde, el Pentágono atacó con su aviación el territorio de ese país. Es natural que ante semejantes situaciones aparezcan muchos interrogantes, y el más importante de ellos es: “¿Quién, controla el Ejército de Estados Unidos?”.

***

También es interesante la situación con Turquía. Algunos expertos afirman que Ankara está interesada en un empeoramiento del conflicto en Nagorno-Karabaj. Sin embargo, otros expertos destacan que recientemente, las autoridades turcas hacen todo lo posible para encontrar la forma de reconciliarse con Moscú.

Es más, las autoridades turcas detuvieron a Alparsian Celik, quien reivindicó la muerte del piloto del bombardero ruso SU-24, derribado en noviembre del año pasado en el territorio sirio. Y a pesar de que entre los cargos presentados contra el detenido no figura la muerte del piloto, el simple hecho de su detención es relevante. Incluso se ha expresado la opinión de que Celik puede ser entregado a Rusia.

De esta forma, Ankara ha emprendido pasos concretos para restablecer las relaciones con Rusia. Pero estallaron las hostilidades en Nagorno-Karabaj…

***

Es evidente que por separado, todos los acontecimientos ocurridos recientemente se pueden explicar por causas diversas, entre ellas, los intereses particulares de los países de la región. Sin embargo, en conjunto todo esto favorece directamente a aquellos en capacidad de poner en marcha los mecanismos del “caos controlado”.

Muslim Politic con materiales del “Fondo de Cultura Estratégica”

Comments are closed.