La crisis política en Turquía: ¿Qué pasó entre Erdogan y Davutoglu?

Опубликовано: 18.05.2016

A principios de mayo de 2016, el primer ministro de Turquía, A. Davutoglu, anunció que no presentará su candidatura a la jefatura del “Partido de la Justicia y el Desarrollo”(AKP) en su próximo congreso, que tendrá lugar el 22 de mayo.

En declaraciones ante fracciones del partido, Davutoglu dijo que “no temía a nadie, excepto al Todopoderoso, y que estaba dispuesto a renunciar a todos los cargos e incluso sacrificarse para preservar la unidad del partido”.

16

En relación a esto, muchos medios de prensa, entre ellos la edición británica del diario Al Hayat , escribió que Davutoglu se vio obligado a tomar esa decisión después de las múltiples acusaciones de “conspirar contra Erdogan”, vertidas contra el primer ministro desde hace algún tiempo.

La historia de la conspiración comenzó después de que aparecieron en Internet publicaciones de discursos, declaraciones y comentarios sobre las relaciones del primer ministro turco con otras personalidades. Parte de la prensa señaló que el primer ministro turco, no apoyaba al Presidente en el asunto de la reforma a la Constitución, lo que desató intensos debates en la sociedad turca e incluso riñas en el Parlamento.

Se resaltó también que Davutoglu, “rechazó cumplir las dos condiciones que impuso Erdogan cuando asumió la jefatura del AKP: la primera – apoyar la transición a una forma de gobierno presidencial, y la segunda – reducir al mínimo los contactos con Occidente. Además, el primer ministro fue acusado de restar interés al tema sirio y centrarse en el problema kurdo”.

***

Una evidencia indirecta del conflicto entre los principales políticos de Turquía puede ser la declaración del presidente del Parlamento turco I. Kahraman, cuando dijo que, “un vehículo conducido por dos conductores no puede avanzar hacia delante, y que finalmente, un vehículo como ese, puede sufrir un accidente”.

Otra señal clara del conflicto entre el primer ministro y el presidente puede considerarse la decisión del Comité Ejecutivo del AKP, adoptada el pasado 29 de abril, que privó a Davutoglu de sus atribuciones para nombrar a los representantes del partido en las provincias turcas, de hecho, este fue el primer golpe del proceso para desplazar al primer ministro turco del poder.

Como resultado, después de una reunión sostenida entre los dos políticos, el pasado 4 de mayo, quedó claro que el tiempo de Davutoglu como primer ministro había llegado a su fin. Al mismo tiempo, Erdogan aconsejó humillantemente a su antiguo aliado que “no olvidara cómo había llegado a ese cargo”.

Es de destacar que para ocupar el cargo de primer ministro turco se barajan dos candidatos:

  • El actual ministro turco de Transporte, B. Yildirim, antiguo amigo del presidente turco.
  • Y el ministro de Energíia de Turquía, B. Albayrak, cuñado de Erdogan.

***

Inmediatamente después de que el primer ministro turco cedió sus posiciones, Erdogan anunció que la reforma a la Constitución, que amplía notablemente las atribuciones del Presidente, debería ser debatida en un referéndum. “La nueva Constitución y régimen presidencial son necesidades apremiantes,” – dijo el jefe de estado turco durante un discurso pronunciado en Estambul, y propuso que el referendo sobre el proyecto de constitución debería celebrarse “en el tiempo más breve posible”.

Destacó que su injerencia en los asuntos internos del país es una “cosa natural”, y sobre el punto de que, “algunos están muy preocupados porque él sigue muy de cerca los asuntos del partido, preguntó retóricamente: ¿qué puede ser más natural que esto?”.

De esta forma, paso a paso, Erdogan avanza hacia la realización de su sueño – convertirse en un presidente con poderes absolutos, y por lo visto, no hay nadie, incluso entre sus amigos más íntimos, quien pueda convencerlo a que cambie de parecer.

***

En lo que se refiere a las potencias extranjeras, parte de los analistas se preguntan para qué Davutoglu planeó entrevistarse con el presidente de Estados Unidos, B. Obama en Washington, un mes después de su última reunión con R. Erdogan. Al respecto, muchos indicaron que semejante paso, “fue más que una simple pugna política, y de hecho, fue declarar una guerra en la que de antemano se sabía quién sería el perdedor”.

Y en efecto, la reunión entre Obama y Davutoglu, finalmente, fue cancelada, y según fuentes diplomáticas, esto ocurrió por presiones hechas por Erdogan.

Según expertos, otro punto importante es el hecho de que el nombramiento de un nuevo jefe del partido en el poder en Turquía puede conducir a la convocación de nuevas elecciones parlamentarias, y en estos comicios, EEUU y la Unión Europea apoyarán a Davutoglu. Lo que pasa es que Occidente está “cansado de la administración de Erdogan”, y últimamente, ese cansancio cada vez es más notable. Es muy posible que el escándalo del periodista alemán, que se atrevió a burlarse del jefe de estado de Turquía, en los medios de prensa de Alemania, sea parte de esa campaña.

Además, hay que tener presente las próximas elecciones presidenciales en EEUU, y las altas probabilidades de victoria que tiene la candidata demócrata H. Clinton, que tiene relaciones muy cordiales con Davutoglu. Al mismo tiempo, es conocida la preocupación de Erdogan ante el cambio de poder en la Casa Blanca.

***

De esta forma, las perspectivas de Ankara no parecen ser tan optimistas. Lo más probable es que el diálogo entre la UE y Turquía gradualmente llegará a un punto muerto. Además, las relaciones entre Estados Unidos y Turquía comienzan a decaer.

Por lo visto, las acusaciones contra Erdogan continuarán cayendo desde todos los lados, y a su vez, el presidente turco fortalecerá cada vez más su poder en el país, reforzando la cooperación con Arabia Saudita y sus aliados. (Cabe destacar que, Riad, como obedeciendo una orden secreta, empezó exactamente el mismo proceso, el reforzamiento en el poder del hijo del monarca saudí Bin Salman).

Y finalmente, ¿a qué puede conducir todo esto? Esta pregunta tiene varias respuestas, y prácticamente, casi todas ellas están relacionadas con un conflicto militar global. En esencia, Ankara y Riad se precipitan hacia un profundo callejón sin salida geopolítico, y por alguna razón, avanzan con mucha prisa, literalmente, a toda velocidad…

Agencia de Estudios Geopolitícos “Manara”

Comments are closed.