Qué hay detrás del traslado de «Al-Qaeda» de Pakistán a Siria?

Опубликовано: 05.07.2016

Recientemente, una edición del The New York Times, citando a los servicios de inteligencia de Estados Unidos y Europa informó que el mando supremo de «Al-Qaeda» decidió trasladarse de Pakistán al territorio de Siria. La respectiva declaración, hecha por al-Zawahiri, jefe de la organización extremista, se produjo en el momento en que Estados Unidos y Rusia anunciaran conversaciones sobre el futuro de Siria.  Al parecer, los que se oponen a esas negociaciones están dispuestos a todo con el fin de impedir que las partes logren un resultado positivo.

26

Para los versados en geopolítica moderna, los anuncios de reaparición de «Al-Qaeda» significan el comienzo de una nueva etapa en la guerra que libran los clanes mundiales y los servicios secretos de algunos países que los apoyan. Es evidente que en esta lucha participa Israel, y algunos países árabes – principalmente, aquellos que no están de acuerdo con la política exterior del actual presidente de Estados Unidos B. Obama.

***

Casi simultáneamente a la declaración de «Al-Qaeda» apareció la información sobre la creación en Siria del denominado «Ejército del Norte» bajo el auspicio de Turquía y Estados Unidos. El «Ejército del Norte» estará integrado por agrupaciones como «Ahrar al-Sham», «Brigada Sham», «Ejército Sham», «rebeldes Sham», «Brigada Nour al-Zanki» y otros. Naturalmente, el objetivo principal de la nueva formación militar es la llamada «lucha contra el EIIL», aunque por supuesto, inevitablemente, surgen asociaciones a consecuencia de la creación de unidades similares anteriores destinadas a participar en el conflicto sirio.

La creación del «Ejército del Norte» estuvo acompañada de hechos interesantes. Así, por ejemplo, se sabe de una reunión celebrada entre agentes de inteligencia de Estados Unidos, Turquía, Qatar y Arabia Saudita que discutió la creación de un mando unificado para la oposición. Al mismo tiempo, se anunció que si alguna de las facciones rechaza unirse a la nueva alianza militar, ésta será incluida en la lista de las organizaciones terroristas de forma inmediata.

En la reunión también se abordaron otros temas de interés, en particular, los conflictos entre grupos la oposición con la organización «Frente al-Nusra», en la ciudad norteña de Idlib, que ya no son secreto para nadie y que a menudo aparecen en YouTube. «La oposición moderada» se queja de los guerrilleros de «Al-Nusra,» y no es simplemente por disputas teológicas, posesión de trofeos o la repartición territorios. Una de las principales causas del conflicto – es el control de las rutas de contrabando, que de hecho, sostienen a toda la estructura de la oposición ya que es evidente, que sin la ayuda externa, estos grupos opositores no pueden resistir durante mucho tiempo.

***

En cuanto a «Al-Nusra», después de los intentos para desvincular a este grupo de «Al-Qaeda», determinadas fuerzas políticas han llegado a la conclusión de que este objetivo no es tan fácil de conseguir. En consecuencia, representantes del Congreso de EEUU hicieron un informe en el que afirman que «Frente al-Nusra» es una amenaza aún mayor que el EIIL.

En esencia, esta situación probablemente se deba a que parte de la elite estadounidense en la Casa Blanca, decidió el desplazamiento progresivo de los radicales takfiristas del conflicto sirio. Al parecer, este acuerdo es apoyado por protagonistas clave que apoyan a la oposición, en primer lugar, Turquía.

En el caso que desaparezca el extremismo intransigente, Ankara recibirá algunos dividendos. En primer lugar, su presidente R. Erdogan, quien casi a diario es acusado de apoyar al terrorismo. Porque si los extremistas son desplazados con la participación de Turquía, esas acusaciones quedarán en el olvido. En segundo lugar – la desaparición de «Al-Nusra» aumentará las posibilidades de que desaparezcan las tensiones en el seno de las agrupaciones de oposición que permanentemente protagonizan tiroteos sangrientos. Como resultado, aparecerán las premisas para formar una coalición de grupos de oposición, o incluso una unión en torno a un partido central. Es evidente que los takfiristas no pueden ingresar en estas alianzas por razones obvias. (Por cierto, es posible que si se realizan estos planes, algunas de las agrupaciones, incluso aquellas incluidas en el «Ejército del Norte», posteriormente serán incluidas en la lista de las organizaciones terroristas, y una a una serán disueltas).

Otra ventaja que las autoridades turcas pueden sacar de la creación del «Ejército del Norte» es que podrán reforzar la seguridad de sus fronteras de las actividades insurgentes del EIIL. Recientemente militantes del EIIL han perpetrado graves ataques contra Ankara (tiroteos en zonas fronterizas, atentados terroristas y actividades propagandísticas), que incluso conducen a operativos militares específicos contra esta agrupación. Por otra parte, no es ningún secreto que el EIIL tiene agentes desplazados en toda Turquía, y, en consecuencia, se encuentran a la espera del momento indicado para atacar. En este sentido, la nueva formación armada se convierte en un factor de contención del EIIL.

***

Como se destacó anteriormente, «Ejército del Norte» es creado bajo los auspicios de EEUU y Turquía. Sin embargo, a pesar del acuerdo con Ankara, Washington no planea depender completamente de su aliado temporal. En este contexto, es bastante significativa la visita del jefe del Comando Central de las Fuerzas Armadas de EEUU en Medio Oriente, el general J. Votel al Kurdistán sirio. El general se entrevistó con representantes de la milicia kurda y las tropas del Ejército Libre Sirio, y entre otros asuntos uno de los tema de discusión fue la ofensiva con la localidad de Al Raqa (capital no oficial del EIIL).

Teniendo en cuenta el conflicto entre Turquía y las minorías kurdas, la visita del general estadounidense al territorio controlado por las milicias kurdas causó mucha irritación a los socios turcos. Pero para los pragmáticos estadounidenses es más importante mantener un equilibrio en sus relaciones con las diferentes partes involucradas, que permanecer en un marco de cooperación con tan solo uno de los bandos, incluso si se trata de un miembro de la OTAN.

Además, como es sabido, el Pentágono bien puede ignorar incluso la postura del presidente estadounidense. Y la información sobre el traslado de los militantes de «Al-Qaeda» a Siria para establecer allí una nueva sede del comando supremo perfectamente encaja en este rompecabezas regional: el llamamiento al jefe de los extremistas al-Zawahiri a viajar a otro país puede considerarse como una respuesta por parte de otras fuerzas que precisamente cooperan con «Al-Qaeda».

Y si esto es así, entonces el conflicto entre ambos bandos será inevitable. En este caso, a favor del «Ejército del Norte» se pronunciarán los sectores políticos que forman «las palomas» de EEUU, Turquía, Qatar y Arabia Saudita. Mientras que a favor de «Al-Qaeda» estarán «los halcones» de EEUU, Israel y algunos países árabes. Y no será simplemente contra «Al-Nusra»: porque a la región comenzarán a llegar militantes de «Al-Qaeda» desde todo el Gran Oriente Medio (Pakistán, Afganistán, Yemen, el Magreb y otros países). Y entonces, aquí será muy importante la postura que adoptará el eje Damasco-Moscú-Teherán: si permanecerá neutral, o apoyará al primer bando («Ejército del Norte»), para poner fin a «Al-Qaeda» en Siria…

Timur Fatekhov, experto de

Muslim Politic

Comments are closed.