Los 10 acontecimientos principales en 2017 con pronósticos para 2018: ¿A dónde va el EIIL? ¿Quién abandonó a los kurdos iraquíes? ¿Qué hay detrás del colapso del bitcoin? y mucho más

Опубликовано: 22.01.2018

19

En 2017 ocurrieron no pocos acontecimientos importantes que en general, influyeron en el curso de la historia mundial. Más que todo, nos referimos a la derrota del EIIL y el cambio del estatuto de Jerusalén, promovido por la nueva administración de Estados Unidos. Por supuesto, aquí también es necesario incluir el cambio radical ocurrido en el conflicto sirio…

Parte I

1) Cambio radical en la guerra en Siria

35.1Los cambios ocurridos en el frente sirio comenzaron en 2016, cuando Damasco, con el apoyo de sus aliados, entre ellos, Rusia, recobró el control total sobre la ciudad de Alepo. Esto permitió concertar una a serie de acuerdos de paz y la creación de las denominadas “zonas de distension”, en Idlib, Homs, Deraa y Guta Oriental.

Algunas regiones del centro y la parte oriental del país continuaron bajo el poder del EIIS, y fue precisamente en estas regiones donde se libraron los combates más encarnizados. A partir de enero, las tropas gubernamentales sirias avanzaron a lo largo del río Éufrates, obligando a los extremistas a retroceder hacia el sur. En agosto, la mayor parte de las posiciones de los guerrilleros habían sido vulneradas considerablemente y a consecuencia de esto, se logró el denominado “cerco de Akerbat”, que determinó la derrota del EIIL. La liquidación final de ese reducto rebelde culminó apenas en octubre, lo que permitió a Damasco reforzar la seguridad en su retaguardia y desmovilizar del frente de combate a parte de las tropas (aunque, parte de la guerrilla pudo irrumpir en la provincia de Idlib y formar allí algunos enclaves).

El siguiente paso importante fue la liberación de la ciudad de Deir-ez-Zor (5 de septiembre). El asedio terrorista a esta importante ciudad duró más de 4 años, y su liberación se convirtió en un factor que ayudó considerablemente la continuación de la ofensiva. Posteriormente, las fuerzas gubernamentales continuaron avanzando a lo largo del Éufrates y, como resultado, a fines de noviembre, liberaron de los radicales la ciudad de Mayadin (la nueva “capital” del EIIL), y después, Abu Kamal. Esta última, es un punto estratégico importante, porque se encuentra cerca de la frontera iraquí y abre la comunicación directa entre Siria-Iraq-Irán.

En este sentido, EEUU mediante las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) integrada en su mayoría por kurdos sirios, trataron de emprender otra ofensiva con el fin de adelantarse a las tropas gubernamentales sirias y sus aliados, pero no tuvieron éxito. En cambio, las SDF pudieron tomar el control de casi toda la margen izquierda del Éufrates, donde se encuentran los yacimientos de crudo y gas “más suculentos”. Además, en octubre la ciudad de Raqqa quedó completamente bajo control kurdo. A consecuencia de esto, entre Damasco y los kurdos apareció un nuevo foco de tensión, pero estos últimos, han insinuado su interés en buscar una salida negociada a este asunto. Una de las razones principales que explica la postura de los kurdo sirios es la política ambivalente de Washington, que, sin pestañear, “se desentendió” del Kurdistán iraquí, dejándolo solo en su confrontación contra Bagdad.

Las tropas gubernamentales sirias también lograron avances significativos en otras regiones del país. En primer lugar, recuperaron el control de la mayor parte de su frontera con Jordania. (Esto condujo al aislamiento de la base estadounidense en Al Tanf, que, según algunas fuentes, es utilizada por el ejército de EEUU para entrenar y enviar combatientes rebeldes al centro del país). En segundo lugar, a fines de diciembre, las unidades del ejército sirio liquidaron un frente de la guerrilla Al-Nusra (es decir, de Al-Qaeda) cerca a la ciudad de Beit Jinn. Pero lo más importante, fue la poderosa ofensiva contra Idlib, cuyo objetivo es expulsar de la región a la alianza Tahrir Al-Sham (nuevo nombre de Al-Nusra y otras agrupaciones armadas).

Si la guerrilla de Al Qaeda es expulsada de Idlib, es muy probable que la guerra en Siria termine pronto, e incondicionalmente, favor de Damasco y sus aliados. Sin embargo, casi nadie puede predecir cuando terminarán realmente las hostilidades. Sobre todo porque hay que tener presente fuerzas externas importantes como EEUU e Israel. Es verdad que tanto el uno como el otro evitan involucrarse directamente en el conflicto, y prefieren intervenir con la ayuda de terceros. En este sentido, no vale la pena darle importancia a los ataques de aviación, ya que estos no pueden cambiar la situación radicalmente. Incluso el ataque con misiles perpetrado por EEUU a la base siria de Shayrat, de hecho, fue solo un intento de intimidación y en mayor medida, se utilizó como un recurso propagandístico estadounidense.

En cuanto a la solución política del conflicto en Siria, de hecho, ese proceso todavía no ha comenzado. Hay varias razones para esto, pero la principal es que las fuerzas que promovieron esta guerra todavía no han conseguido sus objetivos. La estrategia a favor de la confrontación todavía sigue vigente en la agenda. Y en consecuencia, la estabilización de la situación en Siria, depende en primer lugar de la capacidad de las principales potencias mundiales de llegar a un acuerdo.

Y aún así, no se puede negar el hecho de que el año 2017 transcurrió en Siria bajo el signo de Damasco, Moscú, Teherán y Ankara. (Aunque, las autoridades turcas tienen su propio juego, maniobrando entre las potencias mundiales). Junto a los cuatro aliados antes mencionados, en cierta medida, Bagdad también puede ser incluída, ya que las milicias iraquíes también participaron en los combates del lado del ejército gubernamental sirio. Sin los iraquíes hubiera sido casi imposible organizar la ofensiva para aniquilar al EIIL…

2) La derrota del EIIL

35.2El fin del “estado”, anunciado por los líderes del EIIL en 2014, es sin duda, uno de los acontecimientos más importantes ocurridos en 2017.

El territorio inicial para la expansión de los extremistas fue Irak y Siria. En Siria el EIIS fue derrotado por Damasco y sus aliados, entre ellos las milicias kurdas y la coalición internacional. (Y aunque en el territorio sirio todavía quedan focos guerrilleros, la mayor parte de las tropas del EIIS fueron aniquiladas).

Por su parte, la guerrilla del EIIL que se encontraba en Irak fue derrotada más que todo por Bagdad y las milicias de autodefensa. La coalición dirigida por EEUU y el ejército kurdo “Peshmerga” también participaron en los combates, pero la contribución decisiva a la victoria la hizo el ejército iraquí y las milicias locales.

El bastión de los radicales fue la ciudad de Mosul, y la operación para su liberación comenzó en 2016. A fines de enero de 2017, las fuerzas gubernamentales pudieron establecer el control sobre la parte oriental de la ciudad. Posteriormente, la operación se prolongó y, a costa de grandes esfuerzos y numerosas pérdidas, finalmente fue tomado el baluarte de los terroristas. La fecha oficial de la liberación de Mosul es el 10 de julio y, en general, la operación militar duró más de 8 meses. En este sentido es importante resaltar que Mosul es la segunda ciudad más poblada de Irak y que precisamente esa ciudad es considerada la capital del EIIL.

Después de un corto intervalo, el ejército iraquí reanudó una nueva fase de su ofensiva contra el EIIL, y para finales de agosto, liberó la ciudad de Tal Afar. Posteriormente, las tropas iraquíes encabezaron una campaña para tomar un bastión del EIIS en la región central de Hawija, que fue liberada en octubre. De esta manera, en poder de los extremistas solamente quedaron algunos territorios cercanos a la frontera siria, especialmente, las ciudades de Al Qaim y Rawa.

Esta última, fue liberada mediados de noviembre, y después se emprendió una operación de limpieza para aniquilar los reductos de la guerrilla en el desierto. Como resultado, el 9 de diciembre, Bagdad anunció oficialmente el fin de la guerra, y el día 10 se convirtió en fiesta nacional de la victoria sobre el EIIS.

La valoración de la derrota del EIIL en Irak varía mucho; mientras algunos resaltan categóricamente su importancia, otros, por el contrario, minimizan sus resultados. Sin embargo, objetivamente, hay que reconocer que sin la derrota del EIIL en irak, hubiera sido muy difícil el éxito de la campaña en Siria, ya que desde el territorio iraquí los extremistas recibían refuerzos y armamento. De la misma forma, la victoria de los iraquíes tampoco hubiera sido posible sin la operación contra el EIIS en Siria. Precisamente la ofensiva simultánea emprendida en los dos países contribuyó a la victoria total.

Otra cosa sería preguntar: ¿hasta qué punto esa victoria correspondía a los planes de la coalición internacional o, mejor dicho, de EEUU, como el socio principal? Al respecto, no son casuales las acusaciones reiteradas de Bagdad contra EEUU de que retrasó deliberadamente la ofensiva contra el EIIL, y que apoyó directamente a militantes de esa organización. Actualmente, se afirma que Washington está evacuando destacamentos extremistas para la utilización posterior de su potencial de combate. (En este contexto, tienen relevancia muy especial las informaciones sobre el desplazamiento de guerrilleros del EIIL al norte de África, Yemen y otras regiones). Entonces, ¿por qué Estados Unidos no sólo apoyó, sino que incluso participó en la derrota de los extremistas? Es evidente que simplemente los iraquíes presionaron por la solución definitiva del problema del EIIL, amenazando con pedir la ayuda, no tanto de Washington, sino de Moscú y Teherán. Y la Casa Blanca, donde recién llegó un nuevo presidente no tuvo otra opción que aceptar, especialmente después de la exitosa ofensiva emprendida por Damasco y sus aliados, con el apoyo directo de la aviación de combate rusa.

El cambio de la situación político-militar en Irak, como telón de fondo, alentó a las autoridades del Kurdistán iraquí a jugar su propio juego, pero Bagdad tomó la iniciativa con determinación, prontitud y previsión estratégica…

3) Separación y recuperación del Kurdistán Iraquí

35.3La Autonomía del Kurdistán iraquí encabezada por Masud Barzani durante largo tiempo trató de legitimar el proceso de separación de Irak desde el punto de vista del derecho internacional. Con este fin, Erbil convocó en varias ocasiones referendos de independencia, pero cada vez, los aplazaba a fechas posteriores.

Finalmente, por lo visto, Barzani perdió la paciencia, y el 25 de septiembre realizó el referendo. Los resultados fueron obvios, y sin embargo, las autoridades kurdas demostraron cautela al declarar que la votación “no era vinculante”. De todas maneras, quedó muy claro que a partir de ese momento, Erbil contaba con una carta de triunfo muy seria en sus manos, que podría usar en cualquier momento.

Pero resultó que Barzani no tenía aliados. El único político que apoyó incondicionalmente la independencia de Kurdistán fue … el primer ministro de Israel Benjamín Netanyahu. Y de ninguna manera por coincidencia, ya que Israel nunca ha ocultado que su su política en Medio Oriente, se basa en “la amistad con los kurdos, drusos y otras minorías étnicas”. Esto corresponde a su estrategia de crear nuevos estados que sean rivales a los países árabes. Y la división de Irak, y el desmembramiento de Siria, y la aparición de nuevos estados kurdos, se enmarcan en los intereses de Tel Aviv.

Pero Washington, otro aliado de los kurdos, fue más cauteloso. Incluso antes de su convocatoria, el Departamento de Estado de EEUU calificó el referendo de “inoportuno”. E inmediatamente después del plebiscito, de parte de los estadounidenses se pronunciaron acusaciones contra Barzani e incluso llamamientos para exigir su dimisión. La postura de EEUU reflejó sus preocupaciones geopolíticas ante la reacción de Irak, Siria, Irán y especialmente de Turquía. Y los motivos de preocupación son evidentes: en todos estos países habitan importantes comunidades kurdas. Para Turquía, el separatismo kurdo es uno de los problemas internos más serio. Como resultado, Ankara, Teherán y Bagdad implementaron un aislamiento casi total a la autonomía kurda, cuyas consecuencias persisten hasta ahora.

Un aspecto destacado fue el hecho de que el referéndum tuvo lugar no solo en el territorio de Kurdistán, sino también en la zona principal de producción de petróleo de Kirkuk, que no pertenece a la autonomía. y esto agravó seriamente la situación. Bagdad y Teherán emprendieron una operación relámpago: por un lado, la milicia iraquí comenzó una ofensiva rápida contra Kirkuk, y por otro lado, se aprovecharon las contradicciones entre los kurdos.

La intensidad de la presión y la rapidez con que se actuó fueron inesperadas, más que todo porque para ese entonces la guerra contra el EIIL todavía no había terminado. Todo ocurrió de forma tan rápida (del 15 de octubre al 27 de octubre), que Erbil ni siquiera tuvo tiempo para movilizar sus tropas. Así, Kirkuk y otras ciudades de nuevo quedaron bajo el control del gobierno iraquí. Y cuando los estadounidenses retiraron su apoyo Barzani, todo quedó consumado. Así, el líder de la autonomía, que de hecho, infringió un daño irreparable a su región, tuvo que renunciar a su cargo, y las autoridades regionales declararon la ilegalidad del referéndum. Para Bagdad y Teherán esto fue un punto simbólico de victoria, ya que estratégicamente calcularon adecuadamente todos los aspectos de la realidad geopolítica existente.

4) Qatar contra el “cuarteto árabe”

جرائم السعودية وقطرEl gobierno de Qatar también conoce bien la política internacional. Y esto le permitió defender su soberanía contra las reclamaciones del llamado “Cuarteto árabe” (Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Egipto).

El conflicto entre Doha y Riad es antiguo y permanente. Pues se considera que Qatar es partidario del “modernismo” y del “Islam politico”, mientras que Arabia Saudita desde hace mucho tiempo apoya el “conservadurismo” y mira con mucho recelo el movimiento Al-Ikhwan (Hermanos Musulmanes). En más de una ocasión la confrontación entre los dos países alcanzó niveles críticos, pero el último conflicto, para Qatar pudo convertirse en su colapso total.

El motivo de la nueva crisis fue la publicación de una declaración de uno de los funcionarios del emirato en el sitio web estatal de Qatar, a fines de mayo. A esto siguió la reacción inmediata de Riad y Abu Dabi. Doha respondió que la página había sido intervenida por piratas informáticos. (Curiosamente, el FBI, que por su cuenta investigó el suceso, confirmó el ataque a la página, e incluso encontró algunas pistas de los piratas informáticos). Inmediatamente después de restablecer el control sobre la página web, la controvertida declaración fue eliminada. Sin embargo, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos parece que sólo necesitaban un pretexto y de todas maneras, lanzaron una poderosa campaña contra Qatar. Posteriormente, a esa campaña se unieron Bahrein y Egipto. El 5 de junio, estos países rompieron relaciones diplomáticas con Qatar.

En su intento de acorralar a Qatar, el Cuarteto no tuvo en cuenta las relaciones de aliados entre Doha y Ankara. Esto, quizás, salvó al emirato de un golpe de estado y una intervención militar. Cuando Riad y Abu Dabi optaron por el bloqueo económico contra su vecino, las autoridades de Qatar demostraron mucha habilidad. Además de Turquía en su ayuda también acudió Irán.

En conclusión, la intensidad del conflicto contra Qatar parece haber disminuido, pero es evidente que Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos no tienen la intención de renunciar a sus planes simplemente y preparan diferentes opciones, incluida la “guerra económica”.

5) Corea del Norte vs EEUU

35.5La crisis coreana se desarrolla de una manera similar al conflicto de Qatar. Sólo que el lugar de los saudíes ahora lo ocupan los estadounidenses. Pero, como en el caso de Doha, no ha sido posible poner de rodillas a Pyongyang, por lo que se puso en marcha la “guerra” de sanciones.

Al evaluar la situación en Corea del Norte, la opinión de los expertos no es tan unánime como procura demostrar la prensa internacional. Con sus pruebas nucleares y sus lanzamientos de prueba de misiles balísticos, Pyongyang realmente hace “ostentaciones de fuerza” y esas demostraciones naturalmente preocupan a Seúl, Tokio y Washington.

Pero, no muchos saben que, esas pruebas de misiles comenzaron después de que la Casa Blanca rechazó una propuesta de Corea del Norte para llegar a un acuerdo.

Según la propuesta de Kim Jong-un, su país estaba dispuesto a suspender las pruebas nucleares y de misiles, si EEUU y Corea del Sur aceptaba realizar sus maniobras militares en zonas más apartadas de su frontera. Sin embargo, Washington ni siquiera consideró necesario estudiar esa opción. Fue después de esto que Pyongyang continuó desarrollando su potencial militar. (Una situación similar ocurrió en 2005, cuando en medio de las negociaciones con los norcoreanos, la Casa Blanca intencionalmente presentó condiciones adicionales, que no figuraban en el texto de acuerdo, que prácticamente ya estaba listo para su firma).

Teniendo en cuenta lo anteriormente mencionado, surge la pregunta: ¿cuál realmente es la razón para desestabilizar la península de Corea? ¿No será que de esta manera, EEUU intenta presionar a China, su principal rival económico? Esta versión explicaría el agravamiento de la situación en Myanmar, la activación de la guerrilla en Filipinas y la negativa de EEUU de retirar sus tropas Afganistán. Por separado, cada uno de estos acontecimientos no son una amenaza seria para Pekín. Pero en conjunto, si pueden complicarle considerablemente la vida a las autoridades chinas. Pues, un clima general de desestabilización interfiere en la implementación de proyectos económicos chinos importantes, como la Nueva Ruta de la Seda. Tampoco se puede olvidar el mercado bursátil en Asia, que tiene un impacto directo en la economía de China.

Por lo tanto, la crisis coreana, de hecho, es un reflejo de la confrontación entre Washington y Pekín. Y si las relaciones chino-estadounidenses se normalizan, en la Península de Corea no ocurrirá ningún conflicto militar. Pero, ¿podrán desaparecer facilmente las contradicciones entre las dos potencias mundiales? Es poco probable … Y esto significa que el fuego de éste y otros incendios, de vez en cuando, muy probablemente, volverán a arder.

No debe pasarse por alto que Pyongyang (como Qatar ante el “Cuarteto árabe”) ha demostrado firmeza. Que el régimen sea bueno o malo es un asunto aparte, es provechoso entender, como dijo el presidente ruso, V. Putin que; “los norcoreanos comerán hierbas, pero no renunciarán a su programa nuclear”. Es obvio que con Corea del Norte es posible negociar. Como se dice, lo que falta es voluntad…

Parte II

6) El hijo del Rey Salman consolida su poder

35.6A primera vista, los acontecimientos políticos en Arabia Saudita no parecen ser tan importantes desde el punto de vista de los procesos geopolíticos mundiales. Sin embargo, hay que tener en cuenta que en el mundo árabe musulmán predomina una actitud muy especial hacia Arabia Saudita, ya que en su territorio se encuentran los dos santuarios más importantes del Islam. Además, es el país más grande del Medio Oriente, y quién marca la pauta entre sus aliados árabes. En consecuencia, el gobierno saudí ejerce una influencia muy notable en otros países árabes importantes, como Egipto, Sudán y Pakistán.

En este sentido, cualquier proceso que ocurra en Arabia Saudita tiene repercusiones en otros países. Y el fortalecimiento en el poder de Bin Salman, hijo del rey Salman bin Abdulaziz, es uno de esos procesos porque del nuevo monarca depende el rumbo que tomará el reino saudí.

El proceso de sucesión al trono saudí comenzó casi inmediatamente después de la muerte del Rey Abdullah, en enero de 2015, quien fue sucedido por su hermano Salman, de 81 años. Pero la consolidación del poder alcanzó su apogeo precisamente en 2017. Al principio, el príncipe heredero Bin Nayev se vio obligado a renunciar en junio, y su lugar lo ocupó bin Salman. Sin embargo, en el país todavía quedaban personalidades influyentes, como el jefe de la Guardia Nacional Mutaib bin Abdula y otros príncipes. Precisamente contra ellos estuvo dirigido el golpe decisivo. El 4 de noviembre en Arabia Saudita ocurrieron arrestos masivos (es notable, que esa “noche de cuchillos largos” la empresa militar privada “Blackwater” desempeñó un papel muy importante).

A fines de 2017, prácticamente toda la oposición interna a Bin Salman, o bien quedó bajo arresto, emigró, o se vió obligada a someterse. Despertó cierta atención la muerte de algunos príncipes, lo que, aparentemente, intimidó aún más a los inconformes. Y aunque es evidente que los ánimos de la oposición prevalecen, quedan pocos argumentos para afirmar de que en Arabia Saudita exista una fuerza opositora consolidada en capacidad de enfrentarse al príncipe heredero.

¿Cuál es la particularidad del curso político del príncipe heredero? En primer lugar, hay que comprender que Bin Salman pertenece a una generación joven, con grandes planes y ambiciones. Incluyendo el liderazgo regional. Y esto significa la confrontación contra Irán, no directamente, porque militarmente, Riad no es tan fuerte, sino bajo la forma de la denominada “guerra híbrida”. De ahí la continuación de la guerra en Yemen, cuyo primer afectado es la población común, especialmente los niños. De ahí el apoyo a la oposición siria y los intentos de interferir en la política interna del Líbano.

La segunda particularidad, que en cierta medida se deriva de la primera, es el acercamiento de Arabia Saudita con la nueva administración de EEUU, especialmente con el asesor de la Casa Blanca, J. Kushner. Y dado que Kushner es un defensor incondicional de Israel, se perfila un acercamiento entre Riad y Tel Aviv.

Un tercer aspecto es el aumento de la intransigencia del gobierno saudí hacia el movimiento Al-Ikhwan (Hermanos Musulmanes), que en mayor medida determinó el recién conflicto con Qatar y la creación del «Cuarteto Árabe» (Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Egipto).

Finalmente, otro aspecto importante fue el cambio de ideología, anunciada oficialmente por Bin Salman el pasado mes de octubre. Durante 2017 Arabia Saudita avanzó en esa dirección, apartándose cada vez más de los antiguos postulados conservadores. Y cuando la élite teológica saudí empezó criticar estos cambios, los funcionarios más críticos fueron removidos de sus cargos o simplemente arrestados.

Según expertos, el príncipe heredero quiere crear en Arabia Saudita un nuevo estado basado en la ideología del nacionalismo árabe, y el liberalismo secular con elementos de tecnocracia. Es decir, la transición de las enseñanzas de Ibn Abdulwahhab al nacionalismo árabe, basado en la modernización de la vida política, económica y social al estilo occidental, con todas las consecuencias que se derivan.

Estas reformas son realmente necesarias, por ejemplo, Arabia Saudita fue el último país en permitir a las mujeres conducir automóviles. Es complicado mantener el férreo inmovilismo ideológico durante tanto tiempo. Y también será muy difícil pronosticar las aspiraciones de la juventud saudí, educada en las universidades occidentales…

7) Destitución y restitución del primer ministro de Líbano

35.7Los cambios internos en Arabia Saudita afectaron a Líbano. En primer lugar, durante las detenciones masivas de los príncipes, fue arrestado uno de los principales patrocinadores del primer ministro libanés S. Hariri. Pero lo más importante, por supuesto, fue la detención sin precedentes del mismo Hariri en Riad, y la declaración que hizo allí sobre la renuncia a su cargo. Así, a principios de noviembre, el mundo presenció una situación sin precedentes: el jefe del gobierno de un estado independiente pronunció una declaración sobre su renuncia, en la capital de otro país.

Según los principales medios de prensa del mundo, la situación se desarrolló de la siguiente manera: En la mañana del 4 de noviembre, al segundo día de su visita a Arabia Saudita, agentes del servicio secreto saudí irrumpieron en la casa de Hariri, desarmaron sus guardaespaldas, incautaron su teléfono, y profirieron insultos. Después de eso, obligaron al primer ministro leer un texto con una declaración de renuncia ante la televisión saudita.

Transcurrido un tiempo, el primer ministro pudo informar sobre lo sucedido al presidente libanés M. Aoun, quien pidió ayuda a diplomáticos extranjeros. Finalmente, gracias al apoyo de los libaneses y la intervención de la comunidad internacional, Hariri regresó a Líbano. Posteriormente, anunció que continuará en la jefatura del gobierno hasta mayo de 2018. De esta forma, el plan saudita fracasó casi por completo.

Los expertos son unánimes en afirmar que, con este plan, Riad intentó cambiar el curso político de Beirut. Las autoridades saudíes estaban profundamente descontentas con la política de Hariri, especialmente su acuerdo con el movimiento Hezbollah. Al mismo tiempo, en Líbano existen fuerzas que presionan al primer ministro para que anule este acuerdo y abandone el gobierno. (No es coincidencia que los sauditas quisieron reemplazar al primer ministro con un hermano de Hariri). Sin embargo, a estas fuerzas políticas les cuesta comprender que si realizan sus planes, puede estallar otro conflicto armado en la región. Y en este conflicto habrá un solo ganador: Tel Aviv, que ya comenzó a construir fortificaciones cerca a la frontera libanesa.

Aparentemente, en Arabia Saudita tampoco piensan en eso. Riad únicamente tiene una “idea fija”: poner fin a la “amenaza iraní”. Y para conseguirlo, los saudíes parece que están dispuestos a pactar alianzas con el que sea y utilizar cualquiera de los recursos. La prensa estadounidense ha escrito sobre un plan a largo plazo de Arabia Saudí para luchar contra Hezbollah, que entre otros, prevé armar a los palestinos que habitan en los campos de refugiados en el Líbano, y de esta manera, comenzar una nueva guerra civil.

Ante semejantes perspectivas, las autoridades libanesas deben demostrar la máxima cautela y perspicacia política. De lo contrario, este país, con su compleja composición confesional, de nuevo puede quedar inmerso en el caos. Como ya ocurrió en su historia más reciente, y cómo todavía se intenta que ocurra en la vecina Siria. ¿Acaso no es evidente que provocar un nuevo conflicto en Líbano no traerá ningún beneficio ni a los libaneses, ni a los saudíes, y mucho menos a los palestinos? Especialmente en el contexto de cómo se está desarrollando la situación con el cambio del estatuto de Jerusalén…

8) El Estatuto de Jerusalén

35.8El cambio del estatuto de Jerusalén, promovido por la nueva administración estadounidense, el pasado 6 de diciembre, realmente se convirtió en uno de los acontecimientos principales en 2017. Esta decisión abrió la “caja de Pandora”, pues en esencia, alteró el status quo de Jerusalén como “Ciudad Santa”, para tres de las religiones más importantes del mundo.

El 18 de diciembre, EEUU bloqueó la aprobación de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU propuesta por Egipto, que exigía anular cualquier cambio al actual estatuto de Jerusalén. Catorce de los quince países miembros del Consejo de Seguridad votaron a favor del documento, pero Washington ejerció su derecho a veto, ignorando incluso la reacción del mundo cristiano.

En respuesta a este paso tan poco amistoso, los países de la Organización de Cooperación Islámica (OCI) hicieron un llamamiento a la comunidad internacional para “reconocer” el estado palestino y también a Jerusalén Oriental como su, “capital ocupada”. Por su parte, los palestinos decidieron “suspender” el acuerdo suscrito con Israel, en Oslo, en 1994. Y el líder de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) M. Abbas anunció que la entidad palestina ya no consideraba a EEUU como intermediario en el conflicto palestino-israelí, y que, en adelante, la ANP no tendrá en cuenta ningún plan propuesto por Washington.

En este sentido, es necesario destacar que la prensa publicó reiteradamente sobre un nuevo plan para la solución del conflicto palestino-israelí. Según el New York Times, el príncipe heredero saudí Bin Salman presentó esa propuesta al líder palestino Abbas. De acuerdo al plan, la gran mayoría de los asentamientos israelíes no serían evacuados; los refugiados palestinos y sus descendientes no tendrían el derecho a regresar; y la capital de Palestina, no debería ser Jerusalén, sino la población de Abu Dis.

(En general, tanto Arabia Saudita como sus aliados se destacaron de forma más que especial en este asunto: por ejemplo, el jefe del Centro Estratégico Saudita recomendó a los árabes aceptar las pretensiones de Israel sobre la Ciudad Santa, mientras que el ministro de Relaciones Exteriores de Bahrein dijo que el asunto Jerusalén era “secundario”).

Es difícil pronosticar cómo evolucionará la situación en 2018. Por una parte, el cambio del estatuto de la Ciudad Santa debería promover no solo la unificación de los propios musulmanes, sino también el acercamiento entre el mundo islámico y el cristiano. Sin embargo, las perspectivas son muy vagas, porque incluso entre los seguidores del Islam, no hay unidad en absoluto. En la civilización cristiana, los procesos destructivos continúan, y uno de sus reflejos puede considerarse el denominado “problema catalán”…

9) El referendum de Cataluña

Flags of Spain and Catalonia TogetherEl referendo en Cataluña cuya votación tuvo lugar el pasado 1 de octubre, marcó una nueva etapa en la descentralización de Europa. El precursor de este proceso fue el plebiscito en Escocia, y luego el llamado, “Brexit”, que puso en marcha el procedimiento para la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea. El referéndum catalán aún no ha tenido consecuencias tan graves, y no obstante, en este caso, lo más apropiado es recordar la palabra clave; “por ahora”.

Probablemente, lo más adecuado será que los propios europeos sean los que valoren las aspiraciones de los catalanes al estatuto de independencia, pero si es necesario mencionar ciertos hechos. No se puede pasar por alto las relaciones de algunos políticos catalanes con el especulador financiero G. Soros. Así, el ex presidente de la Generalitat de Cataluña A. Mas tuvo estrechas relaciones con la organización “Independent Diplomat”, financiada por el “Open Society Institute”, (también conocida como Fundación Soros). Y su actual sucesor C. Puigdemont trabajó con funcionarios importantes del mismo fondo.

Otro aspecto destacable es que la población de Cataluña está dividida prácticamente a la mitad entre partidarios y opositores a la independencia. Esto lo confirmó la participación en el referendo (menos del 50%), y las nuevas elecciones regionales, el pasado 21 de diciembre (los partidarios de la independencia consiguieron 70 escaños de 135).

Finalmente, otro aspecto importante: después del referendo, otras regiones españolas expresaron su intención de seguir el ejemplo de Cataluña. En primer lugar, el País Vasco (Euskadi), y tampoco hay que olvidar a Galicia. Además de otras provincias españolas, como por ejemplo, Andalucía, donde una serie de políticos han propuesto seguir el ejemplo de Barcelona. En general, “una vez liberado el genio, es muy difícil devolverlo a la botella”. Sobre todo, cuando el “fantasma del separatismo” deambula por el mundo, inclusive, en toda Europa. De ésta forma, tenemos que en Francia, las regiones de riesgo son, en primer lugar, Córcega y departamento de Pirineos Atlánticos, también conocido como País Vasco Francés o Vasconia. En Italia: Cerdeña, Padania (Liga Norte), Venecia y Tirol del Sur. En Bélgica – Flandes y Valonia.

Y esto, sin contar los Balcanes, donde la situación es todavía más aguda. Prácticamente en todos los países de los Balcanes hay focos potenciales de conflicto. El mayor riesgo posiblemente sea Macedonia por las contradicciones entre albaneses, griegos, serbios y búlgaros; en Bosnia y Herzegovina entre la República Srpska y la autoproclamada República de Herceg-Bosna, habitada en su mayoría por croatas; en Serbia: el Valle de Presevo (donde operan guerrillas albanesas), la región de Sandzak (bosnios) y Vojvodina (húngaros), por no mencionar el problema con Kosovo; en Rumania – Transilvania (húngaros), sin que éste sea el final de la lista.

Por lo tanto, no es complicado hacer estallar el “polvorín” de los Balcanes, especialmente para aquellos que ya lo han hecho en ocasiones anteriores, más de una vez. ¿Reflexionarán sobre esto los políticos europeos? Ojalá los hagan porque de esto dependen muchas y muchas cosas…

10) El auge de las criptomonedas

35.10El rápido crecimiento de las cotizaciones de bitcoin no encaja en la lista de los principales acontecimientos de 2017, ya que no tiene una relación directa con los sucesos anteriormente mencionados. Sin embargo, pasar por alto el apogeo de las monedas virtuales no sería del todo correcto. Después de todo, este fenómeno es nuevo, y aún se desconoce si el dinero electrónico desaparecerá el próximo verano o continuará su ascensión.

Como es sabido, el funcionamiento de las criptomonedas se basa en la tecnología “blockchain”, o cadena de bloques, conocida por los usuarios porque funciona de forma similar al programa de descarga de archivos “Torrent”. Y para la emisión del dinero digital (aumentar la oferta), se usan otras tecnologías, como la denominada “minería”, que abarca los procedimientos que utilizan los operadores que realizan las transacciones con bitcoin. Actualmente, existen varias criptomonedas líderes, pero la más popular es bitcoin.

La primera emisión de esta moneda electrónica ocurrió en 2009. Durante cierto tiempo fue un recurso solamente utilizado por especialistas: en 2010, con 1 bitcoin apenas se podían comprar un par de pizzas. Posteriormente, su valor fue creciendo hasta llegar a los 1.000 dólares por unidad, y a partir de allí, su precio experimentó subidas y bajadas. Sin embargo, en otoño de 2017, el precio del bitcoin comenzó a subir rápidamente, y a mediados de diciembre, alcanzó su máximo histórico de 20.000 dólares por unidad. Para finales de año, su valor se puso por debajo de los 13.000 dólares, y después de eso, comenzó lo que los expertos llaman “precio de ajuste o corrección”.

¿Cuáles pueden ser las causas del rápido crecimiento de las monedas virtuales? Una de las razones, podría considerarse la introducción de “futuros” (contratos pre negociados) en el mercado de bitcoin. Los futuros son un instrumento de intercambio legal y, por lo tanto, aumentan el número de inversores, porque ya no temen a posibles riesgos. Esto quiere decir, que de una u otra manera, el dinero virtual se legaliza gradualmente y comienza a entrar en la vida cotidiana. (En este sentido, deben destacarse los intentos de las organizaciones terroristas de utilizar bitcoin).

La caída del bitcoin probablemente se debió a la decisión de Singapur de prohibir la utilización de la criptomoneda en su mercado interno. Situaciones similares ocurrieron antes. Así, en septiembre de 2017, la regulación estatal introducida por China redujo el precio del bitcoin. Aquí debe tenerse en cuenta que una serie de países, entre ellos algunos musulmanes, al comprender el peligro del dinero virtual para sus monedas nacionales, comenzaron a adoptar medidas de defensa. Por ejemplo, Malasia fue uno de los primeros países del sudeste asiático que puso bajo control las criptomonedas. Marruecos fue el primer país árabe en prohibir el uso de las monedas digitales. Mientras que las autoridades venezolanas, en lugar de imponer prohibiciones, optaron por aceptar la realidad, y anunciaron la creación de su propia moneda electrónica.

Por una parte, el dinero digital gradualmente se posiciona en los mercados debido más que todo a otros instrumentos afines como las billeteras electrónicas, o los bancos “on line” que son legales y tienen demanda. Sin embargo, por otra parte, algunos países consideran las criptomonedas una amenaza para el sistema económico existente. Y en consecuencia, las medidas de regulación y protección aumentan y, lo más probable, es que este proceso continúe. (El pasado 16 de enero de 2018, el valor del bitcoin bajó en más del 26%, debido más que todo a las medidas adoptadas por las autoridades de China).

Algunos pronósticos

En 2018 pueden continuar los cambios en el conflicto armado en Siria a favor de Damasco y sus aliados. Además, es muy probable que Turquía y las guerrillas que apoya, emprendan enfrentamientos armados contra las milicias kurdas en las regiones de Afrin y Manbij.

Arabia Saudita está a la espera de un “enroque politico”: el príncipe heredero Bin Salman puede ser proclamado rey en lugar de su anciano padre. Y esta será la culminación del fortalecimiento del poder del nuevo monarca saudita.

En el continente africano existe la amenaza de un nuevo conflicto armado por los recursos naturales entre Egipto y Etiopía. En este conflicto apoyando a Etiopía, pueden intervenir Sudán y después en el contencioso puede intervenir Turquía, que está creando una base militar en el territorio sudanés.

Una amenaza grave para la seguridad regional es el desplazamiento de guerrilleros del EIIL al países y regiones del norte de África, como Libia y la península de Sinaí. En caso de que el EIIS emprenda una ofensiva a gran escala, los militares libios y egipcios tendrán pocas posibilidades de impedir el avance de los extremistas. Especialmente Libia, que es un territorio donde impera el caos y la anarquía.

En Europa, las principales amenazas son las proclamaciones de independencia y los conflictos en los Balcanes. El mayor riesgo es la región balcánica, donde las contradicciones y problemas internos crece cada vez más.

Finalmente, vale destacar los riesgos que afrontará Asia. Especialmente China porque a lo largo de sus fronteras tiene varios puntos de conflicto, más que todo por la agudización de antiguos contenciosos y la aparición de nuevos.

La adecuada comprensión de esta situación debe conducir a la búsqueda de vías óptimas que ayuden a extinguir los rescoldos que tarde o temprano puedan desatar nuevos incendios. De esto depende el destino de estas zonas y de aquellos que viven cerca de sus fronteras.

Agencia de estudios geopolíticos “Manara”

Muslim Politic

Comments are closed.