Coronavirus geopolítico: causas, versions y consecuencias (segunda parte: política)

Опубликовано: 29.04.2020

Como se afirmó en la primera parte éste artículo, una de las principales consecuencias de la pandemia del coronavirus pueden ser las transformaciones económicas, que, a su vez, de forma similar al “efecto domino” afectará a la política, o más bien, a la geopolítica. Y uno de esos cambios geopolíticos puede ser el fortalecimiento de las tendencies aislacionistas en oposición a las tendencias globalistas …

Hay que destacar que como otras tendencias políticas emergentes, la tendencia a favor del “aislacionismo”, que se hizo popular después de la elección de Donald Trump y la victoria de los partidarios del Brexit, en Reino Unido, se consolidó en los años 2019-20. Es decir, en este caso, el brote de la epidemia resultó muy a propósito.

Además, es difícil pronosticar el resultado de las elecciones en los Estados Unidos, y mientras esos comicios no ocurran, los partidarios del “aislacionismo” en el equipo de Trump intensificarán sus esfuerzos para excluir a EEUU del modelo globalista. De esa forma, la Casa Blanca no solo ha cerrado las fronteras externas y bloqueado el acceso a la inmigración, sino que también ha suspendido la emisión de permisos de residencia. Continúa la retirada gradual de sus tropas de varias regiones: Afganistán, Siria, Irak y países africanos …

Los portaaviones y las bases militares estadounidenses en el exterior se han convertido en otro problema adicional. En algunos casos (como con los portaaviones) a consecuencia del coronavirus, en otros (como, por ejemplo, en Corea del Sur), por contenciosos puramente económicos. Finalmente, además del “poder de la fuerza”, se han restablecido otras formas de influencia, como los denominados “Cuerpos de Paz”, considerados parte del “poder blando”.

Otro aspecto no menos importante, y quizá, uno de los más determinantes es la ruptura de las cadenas de comercio y de producción. Lo que en mayor medida puede contribuir a la realización del “sueño de Trump”: el retorno de la produción y los negocios a EEUU y, en consecuencia, el desarrollo de la producción nacional. Pero si este proceso se pone en marcha en EEUU, entonces es obvio que ocurrirá también en otros países, porque esa tendencia es uno de los componentes del “aislacionismo”. Por lo tanto, el brote de SARS-CoV-2 puso en marcha y aceleró todos estos procesos que desde hace varios años se estaban produciendo.

***

Cabe señalar que el colapso del sistema globalista no excluye en absoluto la posibilidad de construir un nuevo sistema global. Como se citó anteriormente, a veces para construir algo, es necesario destruir algo. En este sentido, el debilitamiento, y tal vez incluso el colapso de la Unión Europea (UE) se ajusta a la lógica del proceso. Para la UE la pandemia de coronavirus puede desempeñar un papel catalizador mucho más fuerte que el Brexit. Es decir, la esencia de lo que está sucediendo no está determinada por eventos específicos, sino por tendencias: son ellas quienes determinan el vector de dirección, y no al contrario. Por lo tanto, si un catalizador no es suficiente, aparecerá otro, y posteriormente, si es necesario, aparecerá un tercero, etc. Hasta que el proceso no comience a desarrollarse por completo.

Y sin embargo, ¿Qué fin se persigue con el posible colapso de la Unión Europea? A esta pregunta puede haber varias respuestas. Por ejemplo, destruyendo a la Unión Europea se pueden provocar varios conflictos armados, tanto internos como externos. Y el principal beneficiado en estos conflictos será quien intervenga en el momento adecuado.

Y si simultáneamente a esto se asestan golpes al resto de competidores, y no necesariamente usando “el poder de la fuerza”, entonces en el nuevo mundo post-virus la ventaja estará de parte de aquel que se haya enmarcado en ese escenario como si fuese el suyo propio.

Si esta hipótesis es correcta, en los próximos años podemos esperar el colapso gradual de la UE; el reforzamiento de las tendencias separatistas en el seno de los países europeos; la aparición de nuevos y / o el reinicio de antiguos confictos o “puntos candentes” (principalmente en los Balcanes); La presentación de reclamaciones económicas y políticas específicas contra países europeos desde el exterior.

***

En cuanto a otras regiones como, Eurasia, Asia, África, Australia, América del Norte y del Sur, lo más probable es que una parte de países intente unirse en grupos regionales; otros se transformen en “estados policiales”; y algunos se conviertan en focos de desestabilización con su economía en ruinas (suspensión de pagos), desastres naturales (sequía, incendios) y conflictos internos permanentes (extremismo, separatismo …).

La “versión transnacional” puede ser real o no, pero en la presente etapa, cada uno de los países (o más bien, cada régimen en el poder) está tratando de usar la situación actual en su propio beneficio. En este caso, es possible incluso que alguno sabía, o al menos contempló la posibilidad de que este tipo de escenario pudiera producirse, y por lo tanto se preparó para ello con anticipación. Otros están intentando acomodarse sobre la marcha para al menos mantenerse a flote.

Pero si hay un organizador detrás de todo lo que está ocurriendo y su plan contempla el colapso del sistema para construir un nuevo caparazón, entonces cada uno de los potenciales jugadores debe quedar debilitado de la mayor manera posible. Y en este caso, incluso las zonas monetarias regionales no tendrán el potencial suficiente para acumular posibilidades óptimas en la lucha por la competividad.

***

Por lo tanto, las consecuencias políticas de la pandemia pueden ser muy, muy graves, tanto para los países por separado como para el mundo entero. Y todos aquellos que no puedan pasar por el filo de navaja que supone la presente etapa corren el riesgo de quedar en condiciones muy difíciles, tanto bajo la amenaza del colapso económico y su endeudamiento ante las entidades internacionales, como el colapso político del país, incluso hasta la pérdida completa de su institucionalidad …

Agencia de estudios geopolíticos “Manara”

Muslim Politic

Comments are closed.