El ataque de Paris: ¿Venganza contra el ISIS o provocación como el 11-S?

Опубликовано: 06.02.2015

7

Una de las causas más probables del ataque contra la redacción del semanario francés Charlie Hebdo, ocurrido el 7 de enero en París, puede ser un acto de venganza a una burla contra el jefe de la organización ISIS (EIIS-EI).

Esta conclusión es evidente si se tiene en cuenta una extraña coincidencia: Según el portal digital ruso Lenta.ru, el día antes del ataque, empleados de este semanario publicaron en sus cuentas en Twitter caricaturas dedicadas a Abu Bakr al-Baghdadi, actualmente, jefe supremo del EI. Por lo tanto, a pesar de las informaciones de que los atacantes proclamaron consignas de haber “vengado al Profeta”, es evidente que lo ocurrido se parece más a un acto para “vengar al jefe de los extremistas.”

***

Además de este “extraña coincidencia”, ataque parisino se produjo en el mismo momento cuando:

  • El presidente francés, Francois Hollande se manifesto enérgicamente a favor de la abolición de las sanciones contra Rusia, iniciativa que desde el punto de vista geopolítico, atenta contra, la estrategia de Estados Unidos destinada a que se produzca una rupture en las relaciones entre Rusia y Europa;
  • Prácticamente y simultáneamente, ocurrieron atentados terroristas en Turquía – otro país, que ha vuelto su cara hacia Moscú; a pesar de que la sospechosa de la comisión de delito es una mujer que hablaba en ruso;
  • En Alemania, se han agudizado las relaciones por motivos étnicos y religiosos y por todo el país, se propagan olas de manifestaciones antimusulmanas y contra los inmigrantes;
  • Francia apoyó abiertamente la resolución sobre el Estado palestino, por lo que el embajador de Francia fue citado al Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel.

Es igualmente sorprendente el “descuido” de uno de los atacantes, que además de llevar consigo su tarjeta de identificación, se las ingenió para dejarla “accidentalmente” abandonada en el coche robado. Este tipo de “descuidos” por parte de los “terroristas” ya ocurrieron en el pasado, y entre los más famosos y memorables se destaca el esmero demostrado por los “criminales” durante los sucesos del 11 de septiembre de 2001, como el “olvido” no sólo de sus pasaportes, sino también de ejemplares del Corán, evidentemente, para que no quedara ninguna duda sobre la implicación de “fundamentalistas” en lo ocurrido. Por cierto, en ​​algunos países que dependen en gran medida de los EE.UU., aquellas personas que no creen en la versión oficial de los acontecimientos ocurridos el 11-S, pueden ser detenidos fácilmente, incluso si son miembros prominentes de las élites europeas.

***

Por ahora, es difícil pronosticar las implicaciones que tendrá el ataque de París. Probablemente los organizadores de este delito contaban obtener de un solo golpe varios objetivos. Uno de ellos, – agravar las relaciones inter-religiosas, que de hecho, ya entraron en una nueva fase – porque en todo el país comenzaron los ataques contra mezquitas y lugares frecuentados por residentes de procedencia árabe. Y aquí se puede notar otra extraña coincidencia – antes del ataque, en Suecia, ejemplo por su política multicultural, tuvo lugar el ataque a una mezquita.

Finalmente, otra coincidencia sofisticada y simbólica, claramente vinculada con una fecha memorable celebrada por muchos musulmanes de todo el mundo – el Mawlid-Naby (natalicio de profeta Mahoma). En vez de que el mundo conociera algo nuevo e interesante sobre el último profeta, los periódicos y revistas reimprimieron caricaturas del Mensajero de Dios (sea con él, la paz y la misericordia del Altísimo, que además lo protegerá de todos los ataques e insultos).

Personas de la calaña del exmagnate ruso Mijail Jodorkovski, han hecho llamamientos para continuar este tipo de bacanales arrojando más “leña al fuego”, mostrando así su rostro verdadero. Ahora probablemente, aquellos que consideranban al ex oligarca “defensor de sus derechos”, se dan cuenta de que estaban profundamente equivocados, porque es más que evidente que las manifestaciones de simpatía por parte de este tipo de personas, no son más que actos de relaciones públicas para mejorar su imagen. Y estas simpatías se evaporan tan rápidamente como aparecen nuevos objetivos para “mejorar su imagen”, esta vez, la tan cacareada “libertad de expresión.”

***

En cuanto a los ejecutores del ataque ocurrido en París, absolutamente no tiene importancia si realmente fueron militantes de un grupo terrorista o agentes de servicios especiales, que operan bajo “bandera falsa”. En este tipo de provocaciones lo importante son los titiriteros, que controlan con hilos a sus marionetas.

No es casualidad que los líderes musulmanes reiteradamente han acusado a los políticos occidentales de apoyar el terrorismo, entre otras cosas con el objetivo de desacreditar a la religión islámica. La batalla contra esa hostilidad ideológica se puede ganar únicamente por los medios informativos, ya que cada manifestación de agresividad producirá más odio y hostilidad, lo que de hecho, ya lograron los autores intelectuales de este tipo de provocaciones.

Agencia de estudios geopolíticos “Manara”

Muslim Politic

Comments are closed.