Musulmanes brasileños: el surgimiento de la comunidad y su desarrollo

Опубликовано: 13.03.2015

En relación al desarrollo del Islam en regiones tradicionalmente no musulmanas, la mayoría de los medios de prensa normalmente citan a Europa, donde en la actualidad tienen lugar procesos de activa interacción relacionados con la emigración de comunidades musulmanas. A veces, la prensa menciona la comunidad musulmana (Ummah) de Rusia, con más de 20 millones de creyentes (a pesar de que la mayoría de esos musulmanes rusos son oriundos de regiones tradicionalmente musulmanas). En general, y menor medida se habla de América del Norte, en particular, de Estados Unidos.

Y aunque no se presta la debida atención, hay muchas regiones del mundo en donde el número de musulmanes también aumenta. Y una de esas regiones es Brasil — el país más grande de América del Sur, que ya cuenta con un número considerable de mezquitas, y una población musulmana que fluctúa entre los 200.000 y los 2.000.000 de personas.

13

***

La historia oficial de Islam en Brasil se remota a la década de 1550, cuando a esas tierras llegaron los primeros musulmanes traídos por los colonizadores portugueses. Sin embargo, excavaciones arqueológicas recientes y el hallazgo de inscripciones en árabe que datan de antes de 1550, evidencian que comunidades musulmanas pudieron vivir en está región mucho antes. En teoría, la aparición de musulmanes en el territorio de Brasil antes de la llegada de los europeos puede relacionarse a los viajes a travéz del Atlántico que pudieron realizar buques africanos pertenecientes a uno de los gobernantes del estado de Malí en el siglo XV, según versiones de reconocidos históriadores árabes.

Un hito importante de la historia musulmana de Brasil fue la llamada “Rebelión Male”, ocurrida en 1835 en la provincia de Bahía, cuando cientos de esclavos musulmanes durante varios días en las calles de la ciudad de Salvador, capital del estado, se enfrentaron contra el ejército de los colonizadores locales. Este acontecimiento es considerado el levantamiento de esclavos más importante ocurrido en el continente. Para la comunidad musulmana de Brasil, fue un suceso memorable porque contribuyó a su consolidación. El intento de los herederos de la Inquisición para obligar a los seguidortes del Islam a renunciar a su religión en general fracasó. Como resultado, en 1910, en Brasil ya había por lo menos 100 mil africanos musulmanes.

***

En la actualidad, la mayor parte de la comunidad musulmana en Brasil está integrada por descendientes de inmigrantes de Líbano y Siria, la mayoría de los cuales llegaron al país en los años 40 del siglo pasado. Además, en los últimos años, a Brasil llegó a un número considerable de inmigrantes procedentes de Iraq y otros países árabes.

En 1929 fue fundada la primera organización musulmana en Brasil – la “Sociedad de Sao Paulo”, entidad benéfica. Precisamante Sao Paulo originalmente fue la capital de los musulmanes brasileños. Y en 1956 se abrió la primera mezquita del país y también de Sudamérica (Según algunas fuentes, fue construida en 1929). Posteriormente, varias organizaciones benéficas musulmanas fueron creadas en otras ciudades de Brasil.

***

A lo largo de su historia, la comunidad musulmana de Brasil ha experimentado una aguda escasez de literatura religiosa, que en cantidades muy reducida es traducida al portugués. Otro gran problema es la falta de funcionarios religiosos de habla portuguesa.

Inicialmente, expertos de Marruecos y Mauritania, algunos de los cuales tenían conocimientos del portugues prestaron cierta ayuda. Y a partir de la década de 1980, los propios musulmanes brasileños emprendieron el estudio de las ciencias religiosas. Así, con la ayuda del Centro Islámico de diplomáticos de países musulmanes fue enviado un grupo de estudiantes de Sao Paulo a la Universidad Islámica de Arabia Saudita.  Tras terminar sus estudios, esos estudiantes se convirtieron en los primeros ulemas brasileños. En la actualidad, el Centro Internacional para el Islam en América Latina, la Asamblea Mundial de la Juventud y la Unión de estudiantes musulmanes de Brasil, son las organizaciones musulmanas más importantes del país que deben su existencia a los esfuerzos de los ulemas brasileños.

Actualmente, Sao Paulo sigue siendo la capital no oficial de los musulmanes brasileños, ya que allí vive cerca de la mitad de los musulmanes del país. La ciudad cuenta con decenas de mezquitas, y también es sede del Centro Internacional para el Islam en América Latina, la entidad más importante en esa región.

En Sao Paulo, también opera un importante grupo de predicadores musulmanes dedicados al Da’waat – (proselitismo islámico). Por ejemplo, en 2006 un ex sacerdote católico se convirtió al Islam. El grupo dedica mucha atención al trabajo con los musulmanes recién convertidos mediante la publicación de sus historias acerca de su experiencia espiritual. Por ejemplo, uno de esos nuevos musulmanes dijo había adoptado el islamismo después de ver un programa en que se decía que el Islam no era una confesión exclusivamente árabe sino una religión mundial abierta a todo el mundo. Otro musulmán llegó al Islam, después de que estuvo al borde del suicidio. Es muy popular entre los musulmanes brasileños la historia de un atleta famoso que cuenta su experiencia espiritual.

***

La aparición de Internet contribuyó en forma definitiva al desarrollo del Islam en Brasil. Así, Sadik Osmani, jefe del desarrollo da´waat del Centro Internacional del Islam en América Latina considera que red cibernética es uno de los recursos modernos más exitosos para la difusión del Islam. En efecto, los problemas de transporte y la lejanía de algunas iglesias obligan a los predicadores gastar un largo período de tiempo para llegar a las mezquitas de su ciudad. Y en el caso de las salas de oración situadas en otras ciudades, este camino puede durar hasta 12 horas. Teniendo en cuenta que muchos de los activistas son voluntarios, semejante derroche de esfuerzos y recursos es irracional.

Al mismo tiempo, los materiales relacionados con el Islam publicados en Internet, a menudo gozan de mucha popularidad entre la población brasileña. Así, la predicación del mismo Osmani, “Islam – emancipación de los esclavos”, publicada en la red obtuvo la primera semana más de 800 mil visitas, muchas cartas y comentarios. Muchos de sus autores, posteriormente se convirtieron al Islam. Él mismo Osmani decidió desarrollar esta idea y presentó una revista musulmán en internet que cuenta con muy buena audiencia. También se utilizan recursos más tradicionales de difusión, en particular, en el marco del proyecto “Conozca el Islam” activistas distribuyen literatura especial en las calles de las ciudades brasileñas.

***

En cuanto a la pregunta sobre el número actual de musulmanes en Brasil su respuesta es bastante ambigua. El censo de 2001 reveló 27 mil creyentes del Islam. Y según investigadores, en 2011 había más de 200.000 musulmanes en el país. Sin embargo, los musulmanes brasileños consideran que su número alcanza los dos millones, lo que conduce a cierta confusión.

No obstante, es evidente que en el territorio del país sudamericano actualmente el Islam se desarrolla con éxito no sólo entre los musulmanes étnicos – las filas de los seguidores de la fe islámica aumenta con la aparición de nuevos musulmanes, incluyendo los ateos de ayer. En este caso, una de las principales formas de difusión del Islam en Brasil es Internet. Y por supuesto, los musulmanes, deben analizar cuidadosamente este hecho y tratar de sacar el mayor número posible de conclusiones útiles.

Anton Evstratov, politólogo

Muslim Politic

Comments are closed.